Carnaval, el abandono de la carne…

Hace unos pocos días recibí un meme que me hizo, por algunos comentarios recibidos de vuelta al compartirlo, pensar en escribir “algo” sobre los carnavales y la mayor ocurrencia de nacimientos en noviembre, nueve meses más tarde. La explicación popularmente aceptada es que los cumpleañeros de noviembre son consecuencia de las fiestas del rey Momo (dios de la burla y la locura en la mitología griega). En Panamá los carnavales son llamados también las fiestas del rey Momo (https://www.prensa.com/elcinquito/Tipicos-Carnaval-sabes_0_4397560330.html).

Como muchas otras celebraciones, el origen de los carnavales parece estar en fiestas paganas, celebradas en honor a diversos dioses romanos, de la Sumeria y el Egipto antiguos, hace más de cinco mil años.  Las fiestas “en honor a Baco, el dios romano del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que en Egipto se realizaban en honor del toro Apis”. Del Imperio romano “se expandió la costumbre por Europa”, y de la mano de los navegantes españoles y portugueses, llegó a América a partir de fines del siglo XV.

Los etnólogos encuentran en el carnaval elementos supervivientes de antiguas fiestas y culturas, como la fiesta de invierno (Saturnalia, en honor al dios Saturno), las celebraciones dionisíacas griegas y romanas (Bacanales), las fiestas andinas prehispánicas y las culturas afroamericanas” (https://es.m.wikipedia.org/wiki/Carnaval).

“A comienzos de la Edad Media la Iglesia Católica propuso una etimología de carnaval: del latín vulgar carnem-levare, que significa ‘abandonar la carne’ (lo cual justamente era la prescripción obligatoria para todo el pueblo durante todos los viernes de la Cuaresma). Fuente: varias páginas en Internet.

Después “surgió otra etimología que es la que actualmente se maneja en el ámbito popular: la palabra italiana carnevale, que significaba la época durante la que se podía comer. Sin embargo, a finales del siglo XX varios autores comenzaron a sospechar el origen pagano del nombre. Carna es la diosa Celta de las habas y el tocino. También estaría conectada con fiestas indoeuropeas, dedicadas al dios Karna (que en el Mahabhárata aparece como un ser humano, hermano mayor de los Pándavas, hijo del dios del Sol y la reina Kuntí). Algunas personas creen que la palabra carnaval hace referencia a una supuesta antigua tradición pagana en la que se ofrecía carne al dios Baal (carna-baal) en una fiesta donde todo vale (https://www.ecured.cu/Carnaval).

Actualmente el carnaval se ha convertido en una fiesta popular de carácter lúdico, y el término «Carnaval» se aplica también a otros tipos de festividades que no están situadas en el tiempo de las calestolentas (tiempo previo a la cuaresma), pero que comparten elementos similares, tales como los desfiles de comparsas (https://www.ecured.cu/Carnaval).

Las fechas del carnaval están asociadas al ciclo lunar. Es variable, año tras año.  Algunas explicaciones he leído que buscan dar cuenta de la razón de esta variabilidad y su asociación con fases lunares y el éxodo de los judíos desde Egipto.  De acuerdo a ciertas fuentes, que caen en el plano de las leyendas, “la noche en la que el pueblo judío salió de Egipto había luna llena y eso les permitió prescindir de las lámparas evitando ser descubiertos por los soldados del faraón”. La Pascua o Pésaj es una festividad judía que conmemora la liberación del pueblo hebreo de Egipto tras 210 años de esclavitud. Considera “el relato de la salida de Egipto como el hito que marca la conciencia de los descendientes de Jacob, con su identidad entendida en términos de nación libre y provista de una Ley” (https://www.clarin.com/sociedad/pesaj-2017-significa-tradicion-pascua-judia_0_rkUMnWtpg.html). En la pascua judía se celebra este acontecimiento, que siempre concuerda con noche de luna llena, la primera después del equinoccio de primavera.

Hace algunos años le escuché a un compañero de trabajo una explicación un tanto compleja de la cual me quedó la certeza que los astros y las festividades paganas, muchas de ellas adoptadas por diversas religiones, tienen una relación muy estrecha e indisoluble. Pareciera que cada día es más acentuada la tendencia a ignorar o minimizar la sabiduría ancestral, que basada en la observación de los fenómenos naturales y los movimientos de los astros buscó explicar el desarrollo de ciclos vitales y, en consecuencia, realizar celebraciones en cada uno de sus cierres.

@BurgosAyax, en su afán por encontrar las explicaciones a fenómenos hidrometeorológicos, es un estudioso ferviente y observador consciente de los movimientos de los astros, las mareas, los equinoccios, los solsticios, los perigeos y apogeos, el ciclo metónico, la frecuencia de ocurrencia de fenómenos El Niño y la Niña, su agudeza e intensidad. Hemos unido nuestras áreas de interés y preocupación y, como suele ocurrir cuando se comparte, en ocasiones somos pared y actuamos como “eco”, con reproducciones aceptablemente fieles del sonido, y en otras, devolvemos un retumbo mejorado y/o distorsionado a partir de nuestra propia experiencia, conocimientos, imaginación y/o creatividad. A partir de ello, emprendimos la tarea de desmadejar el cómo se establece la fecha de los carnavales, tarea que hubiese sido sencilla de llegar a “saber al dedillo” realizando consultas adecuadas a través de Internet.

Comprendimos que la fecha de los carnavales está condicionada a la del domingo de ramos, cual da inicio a la Semana Santa, y este, a su vez, por la primera luna llena después del equinoccio de primavera (o equinoccio de marzo). Este año, el equinoccio de primavera ocurrirá el 20 de marzo a las 16:15 horas UTC. En el equinoccio, el día tiene la misma duración que la noche en todos los lugares de la Tierra, y el eje de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol. El eje de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol dos veces al año: en marzo y septiembre (https://www.elconfidencial.com/sociedad/2018-01-31/carnaval2018-cuando-cae-fecha-semana-santa-miercoles-ceniza_1514608/).

Así, a partir de la primera luna llena después del equinoccio, se establece la fecha del domingo de ramos (último domingo de la cuaresma, que conmemora la entrada de Jesús a Jerusalén), y contando 40 días hacia atrás se tendrá la fecha del miércoles de cenizas. Un día antes, martes de carnaval.  En el 2018, la primera luna llena después del equinoccio de primavera es el 31 de marzo, y el domingo que le antecede, 25 de marzo, de ramos.  Así, la cuenta regresiva de 40 días nos sitúa en el 14 de febrero, miércoles de ceniza. El 13 de febrero es martes de carnaval.

la fecha y hora oficial del equinoccio de primavera cambia todos los años, debido principalmente a que el período orbital de la tierra no es exacto, tarda 365,24 días en dar una vuelta completa al Sol. Este desfase se ajusta gracias a los años bisiestos, así el equinoccio puede iniciarse entre los días 19 al 21 de marzo (según el año).  Por lo anterior, la Pascua solo puede caer entre el 22 de marzo y el 25 de abril (http://puertadelavera.com/como-se-calcula-fecha-de-carnaval-semana-santa-ascension-pentecoste-santisima-trinidad-corpus-christi/).

Al final, el carnaval siempre se va a acomodar de tal manera que el último desfile sea un día antes del miércoles de cenizas, el cual va a moverse de acuerdo al ciclo lunar (https://es.m.wikipedia.org/wiki/Carnaval).

El carnaval es, muy posiblemente, la fiesta pagana que más personas celebran y disfrutan en todo el planeta. Son días de baile, disfraces y mucha diversión.  Son días de jolgorio y espacios subliminales. Con la expansión del cristianismo, el carnaval tomó más auge. La fiesta adquirió su nombre actual, y su principal motivo era despedirse de comer carne adoptando una vida de recogimiento durante el tiempo de cuaresma.  Hay quienes, en una especie de “manda” u ofrenda, renuncian a aquellos gustos y placeres que más disfrutan, durante esos cuarenta días (ofrecen ayunos renunciando temporalmente a determinados alimentos, abstinencia de ir al cine, a bailar o cualquiera otro divertimento o disfrute).

Hay carnavales muy famosos alrededor del mundo que se celebran, en general, de formas similares.  Se dan desfiles de carrozas, comparsas formadas por grupos de máscaras o bailarines vestidos con un mismo estilo que caracteriza a cada una de ellas, máscaras representando a distintos personajes reales o alegóricos, así como bailes de disfraces y diversión con cotillón y, en Panamá son famosos los culecos (mojar con agua, agua, mucha agua). Véase: http://www.perroviajante.com/culecos-en-carnavales-en-panama/ y https://mapibudi.wordpress.com/2016/01/27/agua-agua-agua-suena-a-cantidad-pero-se-trata-cuidado-mas-de-calidad/

Me contaba mi madre que una cosa que la enojaba en los carnavales era que la mojaran.  Señaló que hasta le dijo a una mujer de qué se iba a morir, allá, en San Carlos. ¡Hija de puta!, confesó haberle dicho. Como tenía pocos trajes, no quería que se los mojaran. Al hablar, mi madre, tarareaba una tonada propia de carnaval… Al mismo tiempo, recordaba otra que cantaba mi abuela… “Con el rabo afuera”, “con el hombre ajeno”… mientras su voz se perdía en el fondo de sus cansadas pupilas. Ver: http://www.perroviajante.com/2017/02/24/12-razones-por-las-que-no-deberias-ir-al-carnaval-de-las-tablas/

En el pasado, en el carnaval de algunas ciudades de Panamá se estilaba que los enmascarados persiguiesen a los paseantes con vejigas que se utilizan para asustar, dar golpes no demasiado fuertes, o hacer reír; en otros lugares era típico el uso de serpentinas, papel picado, espuma molesta, y hasta mojar con agua, en pomos, globos y recipientes (http://www.perroviajante.com/2015/02/25/caribeando-y-carnavaleando-en-panama/)

El antifaz moderno es un vestigio de las fiestas de Baco y Cibeles. El hecho de disfrazarse, pintarse la cara y festejarlo es un acto que se remonta a la antigüedad y existen algunas evidencias de que el pueblo sumerio ya realizaba este tipo de festejos hace 5.000 años. Son cuatro días de celebración incontenible, desbordante, en lo que “TODO” o casi todo estaba permitido. He allí, uno de los motivos de las máscaras y disfraces.  Se tapa el rostro y se mantiene el anonimato.

Esta despedida a la carne se realizaba los días previos al miércoles de ceniza, cuando inicia el período de la cuaresma destinados a la abstinencia, recogimiento y el ayuno, acompañado de oraciones, penitencia y espiritualidad religiosa.” Fuente: https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/cual-es-el-origen-y-motivo-de-la-celebracion-del-carnaval/

En Panamá, en el interior del país, en la capital de la provincia de Los Santos, Las Tablas, reconocida como la “cuna de la mayor fiesta de Carnavales del país, se guardan con cuidado y amor las mayores tradiciones de esta celebración. Durant los Carnavales, el pueblo se divide en dos bandos, separados por el parque central: Calle Arriba y Calle Abajo. Cada lado dedica todo el año anterior a preparar la mejor fiesta posible, con un gran número de carrozas alegóricas, complejos disfraces, la banda de música más alegre y los espectáculos pirotécnicos más exagerados. La vistosidad de estos Carnavales no tiene rival en Panamá, aunque claro está, son los más concurridos y a veces es un poco abrumador estar en un espacio tan reducido. Las Tablas es, a fin de cuentas, una población de poco menos de treinta mil habitantes que durante los Carnavales llega a albergar hasta cien mil almas. Pero para el que puede soportar algo de hacinamiento, hay muchas recompensas folclóricas.” (http://www.perroviajante.com/2015/02/25/caribeando-y-carnavaleando-en-panama/).

Estamos a unos pocos días para entrar de lleno en la celebración del carnaval 2018. El meme que mencionaba al inicio de esta entrada y que compartí con mis grupos de estudiantes, actuales y del pasado reciente; de amigos y familiares representa una línea de tiempo en cuatro viñetas.  Dado que este año, el 14 de febrero (día de San Valentín, de la amistad y el amor) coincide con miércoles de ceniza, post carnaval, el primer cuadro señala que “comienzan las pruebas de amor”.  El siguiente, remontándose a dos meses después -abril-, indica que “comienzan las pruebas de embarazo”.  En diciembre, obvio, después de noviembre cuando se darían los nacimientos, “comienzan las pruebas de paternidad” y, en enero “comienzan las demandas de pensión alimenticia”.  Irónico, pero validado a través de numerosas observaciones.

Mi amigo Pipo me respondió: “Mucho pesimismo. Creo que aún hay esperanza en el relevo generacional de Panamá, dando buenas familias, buenos hombres y mujeres y muy educados hijos y nietos. Todos alejados de la irresponsabilidad. ¡¡¡Dios nos guarde!!!”

Comprendo a todos aquellos que se han hecho la señal de la cruz (pero es pretender tapar el Sol con una mano)… Es una cruda verdad evidenciada generación tras generación. Decía mi abuela que no se aprende por cabeza ajena. Los seres humanos al nacer, venimos con cero experiencia y solo la ganamos, muchas veces, a “golpes”. Es muy cierta la expresión que dice: “la experiencia es lo que se adquiere cuando no se obtiene lo que se quiere”… Enfrentar a los chicos a esa “línea de tiempo” o cronología de un evento conocido” -por llamarle de alguna manera- en forma de memes puede contribuir —en las chicas, espero- a renunciar a dar “la primera prueba” y, a partir de allí, evitar necesitar las siguientes…

Aquí es donde la familia hace gala de su principal rol… educar con buenos ejemplos y valores para evitarle a cada individuo cometer errores que alterarían el discurrir de su vida, de manera irreversible..

Es correcto pensar que una buena educación en el seno de la familia puede dar los resultados esperados.  En ocasiones, más de las deseadas, no es suficiente. La biología tiene sus propias normas y programas y estos van más allá de lo racional y formal… Hablar-escuchar con libertad y entera confianza, también es un buen aporte.

Durante los carnavales no solo reina la despreocupación, el jolgorio y la mayor libertad individual y colectiva, rayando incluso, en el libertinaje producto del desenfreno.  Esas condiciones son las que permiten que compitan con la alegría de las celebraciones y el entusiasmo desbordante, la delincuencia, hurtos y robos.  También, que aumente el indice de accidentes de tránsito y la mortalidad asociada a ello.

Estrategias de vigilancia y seguimiento en búsqueda de la protección familiar y colectiva contra la delincuencia y accidentes de tránsito abundan en todas las barriadas y carreteras principales del país.  Desde la contratación autónoma de agentes de seguridad las 24 horas durante los cuatro días de carnaval hasta, en algunas barriadas, el aumento por parte de la Policía Nacional de la cantidad de unidades y rondas en vehículos a partir de los días previos al inicio de la festividad, de forma casi permanente.  Como nada es gratis, los recursos salen de los bolsillos de los conciudadanos.

El operativo de tránsito para carnavales, por su parte, comprende la inversión de carriles, desde las 14:30 horas hasta las 18:00 horas del viernes, en el puente de Las Américas. Simultáneamente, desde La Espiga hasta Quesos Chela, habrá un carril invertido. El martes, desde El Nance, en San Carlos, hasta La Espiga, en La Chorrera.  A partir del viernes 9, a las 09:00 horas, se cerrará parcialmente la Cinta Costera, desde la calle 24 y avenida Balboa hasta el viaducto de la calle 3 de Noviembre (dos carriles derechos de la Ave. Balboa), Ismael Herrera.

Si para evitar los hurtos en los hogares y minimizar los accidentes de tránsito, se establecen estrategias y adoptan medidas de seguridad, ¿por qué, para evitar embarazos no deseados, que tienen impactos devastadores, truncan vidas y atentan contra otras, están ausentes estrategias de prevención y adecuadas medidas de protección en correspondencia con una buena educación sexual a los jóvenes, primeras víctimas del sexo ligero durante el carnaval? Las pocas medidas que se implementan, suelen recibir críticas desde diferentes sectores.  Por ejemplo, la distribución gratuita de condones.  Quizá, se responde a una equívoca interpretación etimológica de la palabra carnaval: “abandono a la carne”, ¿a lo que el cuerpo pida y los instintos demanden?

En una canción, “Agua, guaro, guiales y campana”, de Pedrito Altamiranda (La salsa de Pedro)… https://youtu.be/oU1Uu6pbUDQ.

Anuncios

Acerca de Marilyn Diéguez Pinto

Soy bióloga/ecóloga panameña, con raíces apuntaladas en mi Panamá campesina y mi España gallega; amante de la naturaleza; me gusta leer y escribir..., conocer y aprender cada día cosas nuevas... Estoy convencida que el conocimiento esta en todas partes, deseando "atraparnos" y ser atrapado... Entiendo que aprender es una de las cosas más divertidas del ser vivo...
Esta entrada fue publicada en Opinión, Reflexiones, Relatos o narraciones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Carnaval, el abandono de la carne…

  1. Me gustó mucho su análisis, como de costumbre soy fan de sus escritos 😝.
    Realmente nunca había leído sobre cómo se calcula la fecha de los carnavales y resulta interesante cómo la luna y sus fases están involucradas en el baile.
    Ahhh, y por supuesto que estoy a favor de conversar (especialmente desde el hogar o un entorno cercano de confianza) con los jóvenes….los embarazos no son la única consecuencia del desenfreno y de las pruebas de amor.
    Un abrazo.

    P.D. Gracias por los enlaces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s